Páginas

Blog sobre... lo que me apetece en el momento de escribir,... pero siempre educativo...

17 de abril de 2012

Wa-sha Allah

(foto by: Victorian Muslimah)

Hace no mucho tiempo, gran cantidad de españoles, obligados por el hambre y la pobreza, tenían que abandonar su país. No dudaban en saltar el charco para hacer fortuna y poder así regresar de forma triunfal a la tierra que los vio nacer. Eran muchos los que sacaban pecho cuando hablaban de aquel familiar de las "américas" que desde allá enviaba dinero acá para hacer más llevadera la vida en la trágica y dura España de aquellos años.

Por las mismas circunstancias de hambre y de miseria son muchos los que se han visto forzados y se verán forzados a abandonar también sus países para intentar buscar una salida. Son rumanos, africanos, asiáticos... No dudan en intentar llegar, de la manera que sea, al "paraíso europeo", arriesgando para ello la vida si fuese necesario. Muchos siguen llegando en pateras, aunque ya no se hable de ellas. Muchos, por falta de papeles , son expulsados de nuestro país, y los que consiguen quedarse en él, ya sea de forma legal o ilegal, están siempre bajo el yugo de unos prejuicios que los convierten en delincuentes, malhechores, traficantes..., que han venido para "quitarnos el trabajo y aumentar la escoria de la sociedad".

España tiene, según el último informe de la OCDE (Panorama de la Educación 2011), entre todos sus habitantes de entre 25 y 34 años, un 38% de universitarios, porcentaje superior a la media de la OCDE (37%) y de la UE (34%). Sin embargo, son cada vez más los jóvenes, altamente cualificados, que optan por emigrar a otros países en busca de una oportunidad laboral. Ellos, por suerte, no tendrán que ir en patera ni jugarse la vida. Y si el sueño de las "américas" fracasa, siempre quedará la esperanza de poder volver a casa y esperar a que la tormenta amaine. 

Wa-sha Allah, que significa "Dios lo quiera", y de donde procede nuestra expresión "ojalá". Mira por donde tenemos a Allah en nuestros labios más frecuentemente de lo que pensamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario